Si eres amante del té, ¡estás de suerte! Existen innumerables lugares en todo el mundo donde puedes disfrutar de tu amor por esta deliciosa bebida. Desde Japón hasta la India, desde Sri Lanka hasta Marruecos, e incluso el Reino Unido y China, hay muchas culturas y tradiciones que explorar cuando tomas té.

En Japón, por ejemplo, el té verde es muy popular y la “chanoyu” o ceremonia del té es una tradición centenaria. Visitar la Escuela Urasneke, el Jardín Camelia, la Ceremonia del Té Kimono Maikoya y Sengan-en en Kagoshima sería un sueño hecho realidad para cualquier amante del té.

La India es famosa por su fuerte té negro y Masala Chai, una mezcla de especias, leche, azúcar y té negro de la región de Assam o Darjeeling. Los chaiwallashes, o vendedores de té, se pueden encontrar por todas partes en las calles, lo que hace que esta experiencia se parezca más a un estilo de comida callejera. También puedes pedirle a los Jaipuri que te digan cómo llegar al puerto de té de Sahu y al famoso puesto de té de Giani.

En Sri Lanka, el té negro de Ceilán es el más utilizado para preparar el famoso Earl Grey, y es uno de los mayores exportadores de té. Visitar sus campos de té sería una experiencia de lujo, en las Rutas del té de Ceilán, y explorar la fábrica de té Uva Halpewatte es otra experiencia de ensueño. También merece la pena visitar la ciudad de Nuwara Eliya, más conocida como la Pequeña Inglaterra de Sri Lanka.

Si estás en el Reino Unido, no puedes perderte la tradición del té de la tarde, donde podrás disfrutar de una selección de tés y deliciosos snacks. Bettys Tea Rooms en la ciudad de York, Sketch’s Tea Room y el recorrido por B Bakery son excelentes opciones para tomar una excelente taza de té.

Marruecos es famoso por su té de menta, que tradicionalmente se sirve en una tetera de plata y se vierte desde una altura de aproximadamente 30 cm para crear espuma. El Museo Dar Batha en Fez y el spa Les Bains en Marrakech son lugares estupendos para visitar, pero vivir una experiencia en casa de un nativo de Marruecos sería una oportunidad muy especial.

Por último, en China el té es parte integral de su cultura, y existen muchos lugares a lo largo del país donde poder disfrutar de una buena taza de té. En la provincia de Fujian, por ejemplo, se pueden encontrar algunas de las mejores variedades de té oolong, mientras que en la provincia de Yunnan se pueden encontrar tés pu-erh únicos y ricos. Hacer un recorrido por todos los jardines de té de China sería una experiencia inolvidable.

La cultura del té es diversa y cada región tiene su propia tradición, lo que significa que hay una gran variedad de sabores y experiencias esperando ser descubiertas en todo el mundo. Así que, si estás buscando descubrir el mundo del té, ¡no hay mejor momento para empezar que ahora!